Quiero saber todo

Afganistán

Pin
Send
Share
Send


Afganistán, oficialmente el República Islámica de Afganistán (Idioma pashto: د افغانستان اسلامي جمهوریت, o idioma persa: جمهوری اسلامی افغانستان), es un país sin litoral ubicado en el corazón de Asia.

Afganistán es un estado multiétnico en un nexo donde numerosas civilizaciones euroasiáticas han interactuado, comerciado, migrado y, a menudo, combatido. Los invasores y conquistadores incluyeron el Imperio persa, Alejandro Magno, los árabes musulmanes, los pueblos turcos, los mongoles, el Imperio británico y la Unión Soviética. Históricamente, los afganos han luchado ferozmente contra fuerzas externas que amenazaban su independencia.

La invasión soviética de Afganistán en 1979 fue heroicamente resistida por las fuerzas guerrilleras afganas, con asistencia material encubierta de los Estados Unidos; La invasión también marcó el comienzo de la caída de la Unión Soviética, que experimentó los límites del expansionismo. Sin embargo, una vez que las fuerzas soviéticas abandonaron Afganistán en 1989, la negligencia de los Estados Unidos y sus aliados en la reconstrucción del país devastado por la guerra condujo a una lucha interna entre facciones, y los talibanes finalmente tomaron el control.

En octubre de 2001, las fuerzas estadounidenses invadieron Afganistán para eliminar a los talibanes, que habían brindado refugio a los terroristas de Al Qaeda detrás de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos. Aunque tuvo éxito en la instalación de un gobierno democrático, la guerra estadounidense, ahora unida por las fuerzas de la OTAN, contra elementos reagrupados de los talibanes, continúa hasta la fecha.

El desafío clave que enfrenta Afganistán hoy es construir una verdadera unidad nacional indígena que trascienda las lealtades tribales. En base a eso, el desarrollo económico podría continuar, elevando el rango del PIB per cápita de 162 de 181 naciones y extendiendo la esperanza de vida más allá de los 46 años actuales.

Geografía

Afganistán se encuentra sobre la meseta geológica iraní. Limita con Pakistán en el sur y el este, Irán en el oeste, Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán en el norte, y la República Popular de China en el extremo noreste. Parte de la región fronteriza con Pakistán cae en la disputada región de Cachemira, que es reclamada por India.

El nombre Afganistán se traduce como la "Tierra de los afganos". El pueblo pashtún comenzó a usar el término afgano de al menos el período islámico. Hasta el siglo XIX, el nombre solo se usaba para las tierras tradicionales de los pastunes, mientras que el reino en su conjunto se conocía como el Reino de Kabul Tiene vínculos religiosos, etnolingüísticos y geográficos con la mayoría de sus vecinos.

Con 249,984 millas cuadradas (647,500 kilómetros cuadrados), Afganistán es el 41º país más grande del mundo (después de Myanmar). Es comparable en tamaño a Somalia, y es un poco más pequeño que el estado estadounidense de Texas.

El terreno comprende en su mayoría montañas escarpadas, el Hindu Kush y cordilleras conectadas, llanuras en el norte y suroeste, y grandes áreas de desierto arenoso cerca de la frontera sur con Pakistán. El punto más alto es Nowshak, a 24.557 pies (7485 metros) sobre el nivel del mar. El punto más bajo es Amu Darya a 846 pies (258 metros). Grandes partes del país están secas y los suministros de agua dulce son limitados.

Los pases importantes incluyen el Paso Unai a través de la Cordillera Sanglakh y el Kotal-e Salang, que conecta Kabul con el centro y el norte de Afganistán. El famoso paso de Khyber está en el este de Afganistán. Hay dos pasos desde la provincia de Paktika a la región de Waziristán de Pakistán, más el paso del río Charkai al sur de Khowst, Afganistán. El concurrido cruce fronterizo de Pakistán en Wesh conecta Kandahar y Spin Boldak, Afganistán, con Quetta, Pakistán.

Afganistán tiene un clima continental seco, con veranos calurosos e inviernos fríos. El sol brilla durante tres cuartos del año: las noches son más claras que los días. Las tierras altas tienen una temperatura media de entre 50 ° F y 60 ° F (10 ° C y 15 ° C). Las temperaturas diarias pueden tener una diferencia de hasta 30 ° F (17 ° C) entre el tiempo más frío y el más cálido. Las olas de frío intenso, que duran varios días, pueden alcanzar los 12 ° F bajo cero (menos 24 ° C). En Kabul, la nieve permanece durante dos o tres meses: la gente rara vez sale de sus casas y duerme cerca de las estufas. El calor del verano es grande en todas partes, empeorado en Kandahar por las frecuentes tormentas de polvo y vientos ardientes. Las crestas rocosas desnudas que atraviesan el país absorben el calor durante el día y lo irradian por la noche. En las regiones de Oxus, un tono máximo de 110 ° F a 120 ° F (45 ° C a 50 ° C) no es infrecuente. Las lluvias de verano que acompañan al monzón del sudoeste en India viajan por el valle de Kabul hasta Laghman.

Mapa de Afganistán.Montañas Tora Bora.

La mayor parte de la vegetación se limita a los rangos principales y sus retoños inmediatos. Los rangos más distantes son rocas y piedras desnudas. Grandes coníferas crecen en el rango alpino de Safed Koh de 6,000 a 10,000 pies (1,800 a 3,000 metros). Hasta 3.000 pies (1.000 metros) crecen olivos silvestres, rosa de roca, alheña silvestre, acacias y mimosas. La escasa vegetación en las crestas más bajas del oeste es casi completamente herbal. Moreras, sauces, álamos y fresnos crecen en distritos cultivados.

Se producen terremotos dañinos en las montañas de Hindu Kush. Las inundaciones y las sequías ocurren en el sur y suroeste del país.

Los recursos naturales del país incluyen oro, plata, cobre, zinc y mineral de hierro en las áreas del sudeste; piedras preciosas y semipreciosas como lapislázuli, esmeralda y azul en el noreste; y reservas potencialmente significativas de petróleo y gas natural en el norte. El país también tiene carbón, cromita, talco, baritas, azufre, plomo y sal. La guerra ha provocado que estos recursos minerales y energéticos permanezcan en gran medida sin explotar.

Hay cuatro ríos principales en el país: los ríos Amu Darya, Hari Rud, Kabul y Helmand. También hay varios ríos y lagos más pequeños.

Kābul es la capital y la ciudad más grande de Afganistán, con una población de aproximadamente tres millones de personas. Es un centro económico y cultural, situado a 5.900 pies (1800 metros) sobre el nivel del mar en un valle estrecho, y encajado entre las montañas Hindu Kush a lo largo del río Kabul. Las otras ciudades importantes son, en orden de tamaño de población, Kandahar, Herat, Mazari Sharif, Jalalabad, Ghazni y Kunduz.

Historia

Los Budas de Bamyan fueron las estatuas de Buda más grandes del mundo, que datan del siglo I E.C. Fueron destruidos por los talibanes en 2001.

La excavación de sitios prehistóricos sugiere que los humanos vivían en lo que ahora es Afganistán hace al menos 50,000 años. El historiador Arnold Toynbee describió la región como una "rotonda del mundo antiguo". Olas de pueblos migrantes pasaron por la región, dejando atrás un mosaico de grupos étnicos y lingüísticos.

Entre 2000 a.E.C. y 1200 a.E.C., se cree que los arios de habla indoeuropea del norte se inundaron en el norte de Afganistán y luego se extendieron al sur hacia la India y al oeste hacia Persia. Establecieron una nación que, durante el gobierno de Medes (un antiguo pueblo iraní) y persas aqueménidas (559 a.E.C. a 338 a.E.C.), se conoció como Aryānām Xšaθra o Airyānem Vāejah.

Más tarde, durante el gobierno de los ashkanianos (247 a. C. a 226 d. C.) y los sasánidas (226 a 651 d. C.), la tercera y cuarta dinastías iraníes, se llamó Erānshahr, que significa "Dominio de los arios", e incluyó grandes partes de Mesopotamia, el Cáucaso, Armenia, Azerbaiyán, Irán y la actual Asia Central (Afganistán, Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán, Kirguistán y la parte occidental de Pakistán).

El zoroastrismo podría haberse originado en lo que ahora es Afganistán entre 1800 y 800 a.E.C. Idiomas iraníes antiguos, como el avestan, pueden haberse hablado en la región en ese momento.

Alejandro Magno luchando contra el rey persa Darío III de Persia (mosaico de Pompeya, de una pintura griega original del siglo IV a.E.C., ahora perdida).

Para el año 330 a.E.C., Alejandro Magno había invadido Afganistán y conquistado las regiones circundantes. Después de la breve ocupación de Alejandro, los sucesores helenísticos de los seléucidas (311 a. C. a 63 a. C.) y greco-bactrianos (250 a. C. a 130 a. C.) controlaron el área, mientras que los mauryas de la India se anexionaron el sureste por un tiempo e introdujeron el budismo en el región hasta que el área volvió al dominio bactriano.

Durante el siglo I E.C., los budistas tocharianos Kushans crearon un vasto imperio allí, pero fueron derrotados por los sasánidas en el siglo III, que gobernaron hasta el siglo VII, cuando fueron conquistados por los ejércitos árabes musulmanes en la batalla de al-Qādisiyyah. Los árabes abasíes conquistaron la sección noroeste de Afganistán en el siglo IX y administraron esa región como parte de Khorasan.

El imperio Samanid existió desde 875-999, el Imperio musulmán Ghaznavid desde 977-1187, los Seljukids desde 1037-1194, los Ghurids desde 1149-1212 y la dinastía Timurid desde 1370-1506. Los períodos de Ghaznavids de Ghazni y Timurids de Herat se consideran algunas de las épocas más brillantes de la historia de Afganistán. El fuerte imperio sunita de Ghaznavid impidió la expansión hacia el este del chiísmo desde Irán, asegurando así que la mayoría de los musulmanes en Afganistán y el sur de Asia siguieran siendo sunitas.

En 1219, la región fue invadida por los mongoles bajo Genghis Khan, que devastó la tierra. Su gobierno continuó con los Ilkhanates, y se extendió aún más después de la invasión de Timur Lang, un gobernante de Asia Central.

En 1504, Babur, un descendiente de Timur Lang y Genghis Khan, estableció el Imperio mogol con su capital en Kabul. A principios de 1700, Afganistán estaba controlado por varios grupos gobernantes: uzbekos al norte, safavíes al oeste y el área más grande restante por los mogoles o gobernados por las tribus afganas locales.

Coronación de Ahmad Shah Durrani en 1747, fundador del Imperio afgano y primer rey de Afganistán.

En 1709, Mirwais Khan Hotak, un afgano local (pashtún) del clan Ghilzai, derrocó y mató a Gurgin Khan, el gobernador safávida de la provincia de Kandahar. Khan había derrotado a los persas, que intentaban convertir a la población de Kandahar a la secta chiíta del Islam. Mirwais mantuvo a Kandahar hasta su muerte en 1715 y fue sucedido por su hijo Mir Mahmud Hotaki. En 1722, Mir Mahmud dirigió un ejército a Isfahan (ahora en Irán), saqueó la ciudad y se proclamó a sí mismo Shah de Persia.

En 1738, Nadir Shah y su ejército, que incluía a cuatro mil pastunes, conquistaron Kandahar y ocuparon Ghazni, Kabul y Lahore. En 1747, Nadir Shah fue asesinado. En ese año, uno de los comandantes y guardaespaldas personales de Nadir, Ahmad Shah Abdali, un pashtún del clan Abdali, pidió una Loya Jirga (Consejo de Ancianos) en la que se eligió a Ahmad Shah como rey. Cambió su título y nombre de clan a "Durrani".

Para 1751, Ahmad Shah Durrani y su ejército afgano conquistaron todas las provincias actuales de Afganistán, Pakistán, Khorasan y Kohistan de Irán, junto con Delhi en India. En octubre de 1772, Ahmad Shah se retiró a su casa en Maruf, Kandahar, donde murió en paz. Es considerado como el fundador del Afganistán moderno. Fue sucedido por su hijo, Timur Shah Durrani, quien transfirió la capital de Kandahar a Kabul. Timur murió en 1793 y fue sucedido por su hijo Zaman Shah Durrani.

Durante el siglo XIX, Afganistán luchó con éxito contra las potencias coloniales y sirvió como un estado intermedio entre Rusia y la India británica. Las tres guerras anglo-afganas (1839-1842, 1878-1880 y 1919) podrían haber forjado la unidad nacional, de no haber sido por un conflicto interno. Gran parte del territorio y la autonomía fueron cedidos al Reino Unido. No fue hasta que el rey Amanullah Khan accedió al trono en 1919 que Afganistán recuperó el control de sus asuntos exteriores. Durante el período de intervención británica, los territorios étnicos pashtunes fueron divididos por la Línea Durand, lo que condujo a relaciones tensas entre Afganistán y la India británica, y más tarde el nuevo estado de Pakistán.

Cuarenta años de estabilidad, la más larga en la historia de Afganistán, ocurrieron entre 1933 y 1973, bajo el gobierno de Mohammed Zahir Shah. Sin embargo, en 1973, el cuñado de Zahir Shah, Sardar Daoud Khan, lanzó un golpe sin sangre. Daoud Khan y toda su familia fueron asesinados en 1978, cuando el Partido Comunista Democrático Popular de Afganistán lanzó un golpe conocido como la Gran Revolución Saur y se hizo cargo del gobierno. Muchos de los comunistas eran personas jóvenes, recientemente urbanizadas y destribalizadas que buscaban promoción social.

La oposición y el conflicto dentro de la serie de gobiernos comunistas que siguieron fue considerable. Como parte de una estrategia de la Guerra Fría, en 1979 el gobierno de los Estados Unidos bajo el presidente Jimmy Carter comenzó a financiar y entrenar encubiertamente a las fuerzas muyahidines antigubernamentales, que eran musulmanes descontentos que se oponían al ateísmo oficial del régimen marxista. Para ayudar a las fuerzas comunistas, la Unión Soviética intervino el 24 de diciembre de 1979. Entre 110,000 y 150,000 tropas soviéticas, asistidas por otras 100,000 tropas afganas pro-comunistas, estaban en Afganistán.

Más de cinco millones de afganos se mudaron a campos de refugiados en el vecino Pakistán, Irán y otros países. Más de tres millones se establecieron en Pakistán, más de un millón en Irán y muchos otros en diferentes países. Enfrentados a la creciente presión internacional y la pérdida de más de 15,000 soldados soviéticos como resultado de las fuerzas de oposición muyahidines entrenadas por los Estados Unidos, Pakistán y otros gobiernos extranjeros, los soviéticos se retiraron diez años después, en 1989.

La retirada soviética fue vista como una victoria ideológica en los Estados Unidos, que había respaldado a los muyahidines a través de tres administraciones presidenciales estadounidenses para contrarrestar la influencia soviética en las cercanías del Golfo Pérsico rico en petróleo. Pero cuando las fuerzas soviéticas se fueron, Estados Unidos y sus aliados perdieron interés e hicieron poco para ayudar a reconstruir el país devastado por la guerra. La URSS continuó apoyando al presidente Najibullah hasta su caída en 1992, pero la ausencia de fuerzas soviéticas resultó en la caída del gobierno procomunista.

Entonces apareció un vacío de liderazgo. La lucha continuó entre las facciones muyahidines, lo que facilitó el surgimiento de los señores de la guerra. La lucha más seria ocurrió en 1994, cuando más de 10,000 personas fueron asesinadas en Kabul. El caos y la corrupción que dominaron el Afganistán postsoviético ayudaron al surgimiento de los talibanes, en su mayoría pashtunes de la provincia de Helmand y la región de Kandahar.

Los talibanes se desarrollaron como una fuerza político-religiosa, y se apoderaron de Kabul en 1996. A fines de 2000, los talibanes pudieron capturar el 95 por ciento del país, aparte de las fortalezas de la oposición (Alianza del Norte afgano) que se encuentran principalmente en la esquina noreste de la provincia de Badakhshan. Los talibanes intentaron imponer una interpretación estricta de la ley islámica de la sharia y luego fueron implicados como partidarios de los terroristas, especialmente al albergar la red Al-Qaeda de Osama bin Laden. Durante el mandato de siete años de los talibanes, a las mujeres se les prohibió el trabajo y a las niñas se les prohibió asistir a escuelas o universidades. Los que resistieron fueron castigados al instante. Los comunistas fueron erradicados sistemáticamente y los ladrones fueron castigados cortando una mano o un pie.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en los que el World Trade Center en Nueva York fue destruido y el Pentágono resultó dañado, matando a más de 3.000 personas, Estados Unidos lanzó la Operación Libertad Duradera, una campaña militar para destruir la red terrorista de Al-Qaeda que opera en Afganistán y derrocar a su anfitrión (el gobierno talibán). Estados Unidos hizo causa común con la Alianza del Norte de Afganistán para lograr sus fines.

En diciembre de 2001, los principales líderes de los grupos de oposición afganos y la diáspora se reunieron en Bonn, Alemania, y acordaron un plan para la formulación de un nuevo gobierno democrático que resultó en la inauguración de Hamid Karzai, un pastún de la ciudad sureña de Kandahar, como presidente de la Autoridad Provisional Afgana.

Después de una Loya Jirga a nivel nacional en 2002, Karzai fue elegida para asumir el título de presidente interino de Afganistán. En 2003, el país convocó una Loya Jirga constitucional y ratificó una nueva constitución al año siguiente. Hamid Karzai fue elegido presidente en una elección nacional en octubre de 2004. Las elecciones legislativas se celebraron en septiembre de 2005. La Asamblea Nacional, la primera legislatura libremente elegida en Afganistán desde 1973, se reunió en diciembre de 2005 y fue notable por la inclusión de las mujeres como votantes. , candidatos y miembros electos.

A medida que el país continuó reconstruyéndose, en 2007 estaba luchando contra la pobreza, la infraestructura deficiente, las grandes concentraciones de minas terrestres y otras ordenanzas sin explotar en la tierra, así como un enorme cultivo ilegal de adormidera y el comercio de opio. Afganistán sigue sujeto a luchas políticas ocasionalmente violentas y continúa lidiando con la insurgencia talibán. Afganistán también se enfrenta a la amenaza de ataques de algunos al-Qaeda restantes, y la inestabilidad, particularmente en el norte, causada por los pocos señores de la guerra semiindependientes restantes.

Política y gobierno

Hamid Karzai se convirtió en presidente de la República Islámica de Afganistán en 2004, luego de una elección democrática que se celebró en el país por primera vez en su historia.

La política en Afganistán ha consistido en luchas de poder, golpes sangrientos y transferencias de poder inestables. Con la excepción de una junta militar, el país ha sido gobernado por casi todos los sistemas de gobierno durante el siglo pasado, incluida la monarquía, la república, la teocracia y el estado comunista. La constitución ratificada por la Loya Jirga de 2003 reestructuró el gobierno como una república islámica que consta de tres ramas: ejecutiva, legislativa y judicial.

El presidente es elegido directamente por el pueblo afgano para un mandato de cinco años, y no puede ser elegido más de dos veces. El presidente, que debe ser musulmán, ciudadano afgano nacido de padres afganos y no debe ser culpable de crímenes de guerra, es el comandante en jefe de las fuerzas armadas y tiene dos vicepresidentes. El presidente Hamid Karzai fue elegido en octubre de 2004.

La Asamblea Nacional consta de dos casas: la Wolesi Jirga (Casa del Pueblo) y la Meshrano Jirga (Casa de los Ancianos). La Wolesi Jirga, la casa más poderosa, consta de un máximo de 250 delegados elegidos directamente por cinco años a través de un sistema de representación proporcional. Al menos 64 delegados (dos de cada provincia) deben ser mujeres. Diez nómadas Kuchi son elegidos por sus compañeros. Wolesi Jirga elabora y ratifica leyes y aprueba las acciones del presidente.

El Meshrano Jirga consta de un número no especificado de dignatarios y expertos locales nombrados por los consejos provinciales, los consejos de distrito y el presidente. El presidente nombra a dos representantes de los discapacitados físicos. El Meshrano Jirga aprueba todo el trabajo de la cámara baja. La cámara baja tiene un poder de veto considerable sobre los nombramientos y políticas de alto nivel.

La Asamblea Nacional de Afganistán fue elegida en 2005. Entre los funcionarios elegidos se encontraban ex muyahidines, miembros talibanes, comunistas, reformistas y fundamentalistas islámicos. El 28% de los delegados elegidos eran mujeres, un 3% más que el mínimo del 25% garantizado por la constitución. Esto hizo que Afganistán, conocido por su opresión de las mujeres bajo los talibanes, sea uno de los principales países en términos de representación femenina.

Todas las personas mayores de 18 años son elegibles para votar. Hay cinco partidos políticos principales, seis partidos menores y otros 16 partidos.

El tribunal superior de la república es el Stera Mahkama (Tribunal Supremo). Sus nueve miembros son nombrados por el presidente por períodos de diez años. También hay tribunales superiores, tribunales de apelaciones y tribunales locales y de distrito. Los jueces elegibles pueden recibir capacitación en jurisprudencia islámica o derecho secular. Se describe un sistema de derecho civil, pero ninguna ley puede contradecir las creencias y disposiciones del Islam. Los tribunales pueden usar la jurisprudencia de Hanafi, una de las seis ramas de la ley islámica, en situaciones donde la constitución carece de disposiciones. La jurisprudencia chiíta se usa en casos entre chiítas.

Hay un ministro de justicia, y una Comisión de Derechos Humanos Independiente afgana establecida por el Acuerdo de Bonn se encarga de investigar los abusos contra los derechos humanos y los crímenes de guerra.

Hay 34 provincias.

Se planea una fuerza policial nacional de 50,000. Aunque la policía es oficialmente responsable de mantener el orden civil, los comandantes militares locales y regionales continúan ejerciendo el control en el interior. La policía ha sido acusada de trato inadecuado y detención de prisioneros.

Economía

La economía ha mejorado significativamente desde la caída del régimen talibán en 2001, en gran parte debido a la ayuda internacional, la recuperación del sector agrícola y el crecimiento del sector servicios. El crecimiento del PIB real probablemente excedió el 8 por ciento en 2006.

A pesar del progreso de los últimos años, Afganistán es extremadamente pobre, sin litoral y altamente dependiente de la ayuda exterior, la agricultura y el comercio con los países vecinos. Gran parte de la población sigue sufriendo escasez de viviendas, agua potable, electricidad, atención médica y empleos. El crimen, la inseguridad y la incapacidad del gobierno afgano de extender el estado de derecho a todas las partes del país plantean desafíos para el crecimiento futuro. En 2007, dos tercios de la población vivían con menos de 2 dólares al día.

Si bien la comunidad internacional sigue comprometida con el desarrollo de Afganistán, prometiendo más de $ 24 mil millones en tres conferencias de donantes desde 2002, tendrá que superar una serie de desafíos. La expansión del cultivo de adormidera y el creciente comercio de opio generan aproximadamente $ 3 mil millones en actividad económica ilícita y se perfila como una de las preocupaciones políticas más serias de Kabul. Tanto como un tercio del PIB de Afganistán proviene del opio, sus dos derivados, la morfina y la heroína, así como la producción de hachís. Otros desafíos incluyen la sostenibilidad del presupuesto, la creación de empleo, la corrupción, la capacidad del gobierno y la reconstrucción de la infraestructura devastada por la guerra. La sequía severa se sumó a las dificultades de la nación en 1998-2001.

La población económicamente activa en 2002 era de aproximadamente 11 millones (de un total estimado de 29 millones). Si bien no hay estimaciones oficiales de la tasa de desempleo disponibles, es evidente que es alta. El número de jóvenes no calificados se estima en tres millones, lo que probablemente aumentará en unos 300,000 por año.

Uno de los principales impulsores de la recuperación económica es el regreso de más de cuatro millones de refugiados, que trajeron consigo energía fresca, emprendimiento y habilidades para crear riqueza, así como los fondos necesarios para iniciar negocios.

El gobierno tenía un presupuesto central de solo $ 350 millones en 2003 y un estimado de $ 550 millones en 2004. Las reservas de divisas del país totalizan alrededor de $ 500 millones. Los ingresos se generan principalmente a través de la aduana, ya que los ingresos y las bases de impuestos corporativos son insignificantes.

El plan para el futuro proyecto de desarrollo urbano moderno de $ 9 mil millones de Kabul, el desarrollo de la Ciudad de la Luz.

Afganistán puede poseer hasta 36 billones de pies cúbicos de gas natural, 3.6 billones de barriles de petróleo y hasta 1.33 billones de barriles de líquidos de gas natural. Las ventas de gas natural, explotadas por primera vez en 1967, alcanzaron su punto máximo durante la década de 1980 en $ 300 millones al año en ingresos de exportación (56 por ciento del total). El noventa por ciento de estas exportaciones fueron a la Unión Soviética para pagar importaciones y deudas. Cuando las tropas soviéticas se retiraron en 1989, los campos de gas natural de Afganistán fueron cerrados para evitar el sabotaje. Otros informes sugieren que el país tiene grandes cantidades de oro, cobre, carbón, mineral de hierro y otros minerales ricos.

La economía afgana sigue siendo abrumadoramente agrícola, a pesar del hecho de que solo el 12 por ciento de su superficie total es cultivable y menos del 6 por ciento se cultiva. El ochenta por ciento de la fuerza laboral está involucrada en la agricultura que está limitada por las nevadas erráticas de invierno y las lluvias de primavera. El riego es primitivo. Se hace relativamente poco uso de máquinas, fertilizantes químicos o pesticidas. Las prácticas agrícolas actuales en Afganistán combinan el cultivo y la ganadería. El trigo es el cultivo principal, seguido de arroz, cebada y maíz. Los principales cultivos comerciales son las almendras y las frutas. El algodón fue una exportación clave hasta la guerra civil. Grandes extensiones de tierra se han convertido en cultivos de adormidera para el comercio de heroína.

Los ingresos derivados del opio constituyeron una gran fuente de ingresos para ambos lados durante la guerra civil. Los talibanes ganaron aproximadamente $ 4 millones por año solo en impuestos al opio. El opio es fácil de producir y transportar, y Afganistán ha sido el mayor productor mundial de opio durante la última década. En 2000, los talibanes prohibieron el cultivo de adormidera en parte para atraer ayuda extranjera y, supuestamente, teniendo grandes reservas, podrían controlar el mercado del opio y crear grandes aumentos de precios. Si bien el cultivo de la adormidera se eliminó en las áreas controladas por los talibanes, el tráfico de drogas continuó. En 2001, los talibanes permitieron que se reanudara el cultivo de adormidera. Gran parte de la producción de opio se refina en heroína. El gobierno de Afganistán posterior a los talibanes promulgó políticas y programas antinarcóticos.

El Aeropuerto Internacional de Kabul es un centro de Ariana Afghan Airlines, que es la aerolínea nacional de Afganistán. Una terminal de US $ 35 millones para pasajeros de vuelos internacionales, cerca de la antigua terminal, se completará en 2008.

Kabul tiene 200 autobuses públicos Millie. Hay planes en marcha para reintroducir los autobuses eléctricos que la ciudad alguna vez tuvo. Los taxis amarillos se pueden ver en todas partes.

El uso de vehículos privados ha aumentado en Kabul, con numerosos concesionarios de Toyota, Land Rover, BMW y Hyundai. El Toyota Corolla es frecuente. Con la excepción de las motocicletas, casi todos los vehículos en Kabul funcionan con combustible diesel.

Afganistán ha aumentado rápidamente en tecnología de comunicación y se ha embarcado en compañías inalámbricas, internet, estaciones de radio y canales de televisión. Las compañías de telecomunicaciones afganas, Afghan Wireless, Roshan (Telecom) y Areeba, han presumido de aumentos en el uso rápido de teléfonos celulares. En 2006, el Ministerio de Comunicaciones de Afganistán firmó un acuerdo de US $ 64,5 millones con una empresa (ZTE Corporation) sobre el establecimiento de una red de cable de fibra óptica en todo el país.

Las exportaciones en 2005 totalizaron $ 471 millones (sin incluir exportaciones ilícitas o reexportaciones). Los productos de exportación incluyeron opio, frutas y nueces, alfombras tejidas a mano, lana, algodón, pieles y pieles, y gemas preciosas y semipreciosas. Los socios exportadores fueron Estados Unidos 25.3 por ciento, Pakistán 20.9 por ciento, India 20.8 por ciento y Finlandia 4 por ciento. (2005)

Las importaciones en 2005 totalizaron $ 3.87 mil millones. Los productos de importación incluyen bienes de capital, alimentos, textiles y productos derivados del petróleo. Los socios importadores fueron Pakistán 23.9 por ciento, Estados Unidos 11.8 por ciento, Alemania 6.8 por ciento, India 6.5 por ciento, Turquía 5.1 por ciento, Turkmenistán 5 por ciento, Rusia 4.7 por ciento y Kenia 4.4 por ciento.

Con un PIB per cápita de $ 1.310 en 2006, Afganistán ocupó el puesto 162 de un total de 181 naciones.

Demografía

Afganistán es un país étnico y lingüísticamente mixto, lo que refleja su ubicación a horcajadas en el comercio histórico y las rutas de invasión que conducen desde Asia Central al sur y suroeste de Asia.

Grupos étnicos

Los pastunes son el grupo étnico más grande y representan alrededor del 42 por ciento de la población de 31,056,997 (una estimación de 2006). Los tayikos (27 por ciento), Hazara (9 por ciento), uzbekos (9 por ciento), Aimaq (4 por ciento), los turcomanos (3 por ciento), Baluch (2 por ciento) y otros grupos pequeños (4 por ciento) constituyen el resto. Las cifras son aproximaciones porque no se ha realizado un censo sistemático en el país en décadas.

El termino Afgano, históricamente sinónimo de Pastún, se usa para describir a una persona del país de Afganistán. Los afganos extraen su identidad nacional de la fundación del Imperio Durrani a mediados del siglo XVIII. Ahmed Shah Durrani y sus hijos y nietos fueron los primeros gobernantes pashtunes. Los pastunes (también conocidos como Pakhtun o Pathan) son personas independientes que residen principalmente en el sur y el este de Afganistán y en el oeste de Pakistán. Se encuentran grupos más pequeños en Irán e India. La cultura pastún es antigua.

Los tayikos de habla persa están estrechamente relacionados con los persas de Irán. Pueden rastrear sus raíces hasta los pueblos originales del este de Irán, como los bactrianos, sogdianos, escitas y partos, así como los antiguos persas que huyeron a Asia Central durante la expansión árabe islámica. Los tayikos también comprenden la mayoría de la población de Tayikistán y se encuentran en grandes cantidades en Uzbekistán e Irán, así como en partes del noroeste de Pakistán y la provincia china de Xinjiang.

Los hazara parecen tener orígenes turco-mongoles, mezclados con algunos caucasoides. Los hazara hablan persa, con más palabras mongolas, y muchos afganos creen que los hazara son descendientes del ejército de Genghis Khan que invadió durante el siglo XII.

Los uzbekos son las principales personas turcas que se encuentran en Afganistán y se encuentran en las regiones del norte. Los uzbekos probablemente migraron con los invasores turcos y se mezclaron con las tribus iraníes. La mayoría de los uzbekos son musulmanes sunitas y suelen ser bilingües, con fluidez tanto en persa como en uzbeko.

El pueblo turcomano es el grupo turco más pequeño que se puede encontrar en el vecino Turkmenistán. En gran parte musulmanes sunitas, llegaron con invasores turcos, y son tradicionalmente nómadas (aunque se vieron obligados a abandonar esta forma de vida en Turkmenistán bajo el dominio soviético).

Los Baluch son otro grupo étnico iraní que cuenta con alrededor de 200,000 habitantes, en su mayoría residentes en el sur de Afganistán. Las principales áreas de Baluch son la provincia de Baluchistan en Pakistán y las provincias de Sistan y Baluchistan de Irán. Probablemente una rama de los kurdos, llegaron a Afganistán en algún momento entre 1300 y 1000 a.E.C. Principalmente pastores y habitantes del desierto, los Baluch son musulmanes sunitas.

Los nuristani son un pueblo indoiranio que vive en el noreste aislado. Más conocidos como los Kafirs, fueron convertidos por la fuerza al Islam durante el gobierno del "Hierro" Amir Abdur Rahman y su país pasó a llamarse Nuristán. Muchos nuristanis creen que descienden de los griegos de Alexander, pero no hay evidencia genética para esto. Son en gran parte musulmanes sunitas.

La mediana de edad de la población afgana es de 17,6 años, y la esperanza de vida es de 46 años.

Religión

La Mezquita Azul en Mazari Sharif.

Noventa y nueve por ciento de la población de Afganistán se adhiere al Islam. Se estima que el 80 por ciento de la población es sunita, siguiendo la escuela de jurisprudencia de Hanafi; El 19 por ciento es predominantemente chiíta. A pesar de los intentos durante los años del gobierno comunista de secularizar la sociedad afgana, las prácticas islámicas impregnan todos los aspectos de la vida. De hecho, el Islam sirvió como la base principal para expresar la oposición al gobierno comunista y la invasión soviética. Del mismo modo, la tradición y los códigos religiosos islámicos, junto con las prácticas tradicionales, proporcionan los principales medios para controlar la conducta personal y resolver disputas legales. Excluyendo a las poblaciones urbanas, la mayoría de los afganos se divide en grupos tribales y otros grupos basados ​​en el parentesco, que siguen las costumbres tradicionales y las prácticas religiosas.

Hay alrededor de 30,000 a 150,000 hindúes y sikhs viviendo en diferentes ciudades, pero principalmente en Jalalabad, Kabul y Kandahar. Además, había una pequeña comunidad judía en Afganistán que huyó del país después de la invasión soviética de 1979.

Mujeres en la sociedad

In the 1920s, King Amanullah tried to promote female empowerment, and under communist rule, many women were able to study in universities. The strict Islamic orthodoxy of the Taliban required women to be covered by a long veil and accompanied by a male relative should they leave the house. Women faced obstacles to

Pin
Send
Share
Send